Выпуск 41

Madrid: moderna y castiza

     Madrid es la capital de España y, como tal, tiene mucho que ofrecer al visitante. Como es el centro del cine y el teatro españoles, los estrenos de películas nacionales son eventos muy esperados. Tampoco hay que perderse su arquitectura. En Madrid se puede admirar el lujo visual y el color de las plazas del barrio de los Austrias. Allí puede uno relajarse en un café de la Plaza Mayor, o admirar los lujos del Palacio Real. Despues de ver la Puerta del Sol, se puede caminar por la calle de Alcala para llegar al Madrid de los Borbones. Es la Primera gran extensión de la ciudad, que se hizo en el siglo XVIII. Allí está el célebre Parque del Retiro. La zona norte de Borbones es uno de los barrios más elegantes de la ciudad.

     Madrid está llena de contrastes. Estos contrastes se perciben sobre todo en su ambiente y su población. En la elegante calle Serrano puedes ver gente llevando atrevidos diseños de Ágatha Ruiz de la Prada, o conservadores trajes de tres piezas. En la misma ciudad contemplas las vanguardistas torres KIO y la trasnochada catedral de la Almudena. Pasean por la calle 'pijos' y 'castizos'. Los 'pijos' son gente joven que viste a la última moda, circula en coches vistosos y se deja ver en los locales nocturnos más en boga. El 'castizo' es otro tipo de dandy que viste ropa chapada a la antigua y a quien se puede ver de 'tapeo' en tascas o en corridas de toros. En Madrid las fiestas más desenfrenadas se encuentran en las discotecas Pachá o Eslava, en los 'pubs' de Puerta del Sol, o en Chueca, el barrio gay. Pero tambien se puede saborear el toque anticuado de las fiestas de San lsidro, el pasodoble y las corridas de toros. Muchos 'madriles' (madrileños) dicen de su propia ciudad: 'Es la capital más provinciana de Europa'.

    Que sentido tiene esto? Hay que ver (y vivir) Madrid para comprenderlo, porque Madrid es una ciudad que vive y disfruta de sus propias contradicciones. ¿Sabías que…?

     A mediados del siglo XVI, Madrid era una villa insignificante. No se podía comparar con ciudades ricas y antiguas como Toledo, Sevilla o Córdoba. Pero eI Rey Felipe lI decidió convertir Madrid en la capital de su imperio. ¿Por qué Madrid? El Rey quería dirigir su imperio desde una ciudad nueva. Además, la posición central de Madrid permitía controlar mejor la Peninsula lbérica. Hoy en día Madrid todavía tiene la denominación oficial de 'villa' en lugar de 'ciudad'. ¡Es una 'villa' de tres millones de habitantes!

    De perfil, Madrid, capital de “la movida”.

   'Algo se mueve'. Ésta era una de las frases más repetidas al final de la dictadura. Con la democracia, Madrid se enfrentó a un nuevo reto. La ciudad debía demostrar que era moderna, que 'estaba al día', en sintonía con los nuevos tiempos. Así comenzó 'la movida', un movimiento cultural y juvenil. Bares y cafés nocturnos iluminaron la noche madrileña,

la calle se llenó de artistas, florecieron las asociaciones culturales. La ciudad experimentaba una explosión de creatividad y rechazaba todo lo tradicional  y conservador. Los artistas abrazaron estéticas visuales y auditivas agresivas, y la excentricidad se convirtió en la norma. Es la época del cine experimental de Pedro Almodóvar o de la canción urbanita

de Joaquín Sabina. La 'movida' dejó imágenes emblemáticas en la mente de madrileños y españoles: una cantante punk, Alaska, presentando el programa infantil La bola de cristal; o la vedette Susana Estrada recogiendo un premio de manos del alcalde… ¡a pecho  descubierto!

Este es un extracto del libro de Alberto Ribas Casasayas “Descubrir España y Latinoamerica”.

ohs7WcAWxA.jpg